miércoles, 21 de mayo de 2014

Lectura dramátizada “Experimentos en el umbral”, poesía y psicoterapia: el tránsito de una emoción a otra.



El viernes 16 de mayo tuve la ocasión de presenciar una lectura dramatizada de poemas relacionados con la psicoterapia. El título del acto pintaba bien, “Experimentos en el umbral”, Poesía y Psicoterapia. Es cierto que llegué al evento pensando erróneamente que se trataba de una conferencia y que llegué con la idea de sacar frutos creativos e intelectuales de la relación entre la poesía y la psicoterapia. Sin embargo, no se trataba de una conferencia, ya que había sido mal informada, pero cuando una puerta se cierra, otra se abre.


Se trataba de una lectura dramatizada, ideada a partir de nociones de psicoterapia. No hubo explicación teórica previa ni posterior, sino que lo que el espectador se llevó consigo fue el producto derivado de esa teoría previa, en forma de poesía. Las personas al cargo del proyecto de “Experimentos en el umbral” eran el psicólogo Pep Devesa y por la actriz Elisa Blanco.

Elisa Blanco hizo una interpretación dramática que conmovió los corazones. La actriz se desplazó de estado anímico en estado anímico, de acuerdo con el ritmo de cada poema y de los estados internos expresados en cada uno de ellos.

La interpretación incluyó dos partes. En la primera, los poemas elegidos giraban en torno a conceptos relacionados con distintos estados. La función se inició con El pozo, de Juan Mollá, que remite a la primera herida de la vida. Se trataron temas como el asombro y la revelación, a partir de la joya poética La feria de los milagros de la poetisa polaca Wislawa Szymborska, o como la  claustrofobia y la agorafobia, para los que se basaron en el microrrelato Su amor no era sencillo, de Mario Benedetti, que Elisa recreó con un monólogo previo de su cosecha.

La segunda parte hacía referencia, desde mi punto de vista, a distintos modos de comprehender la realidad :desde el punto de vista del loco hasta el punto de vista de alguien con Trastorno Obsesivo Compulsivo, pasando por el deL ser bipolar. Para ello se interpretaron, respectivamente, El loco, de Leopoldo María Panero, Soy vertical, de Sylvia Plath, que empieza Soy vertical. / Pero preferiría ser horizontal; y una versión traducida al español del poema ya tan conocido OCD (TOC, en español), de Neil Hilborn.

Finalmente, únicamente quiero añadir que, aunque tenían planeada una sola sesión, para el jueves 15 de mayo, lo tuvieron que hacer dos días porque el primero llenaron el aforo.






1 comentario :

  1. Es muy estimulante encontrar este tipo de experimentos que sugieren que la terapia es un campo más amplio de lo que esperamos, un laboratorio de lo inesperado y lo sublime cuando se mira la labor terapeutica desde la poesía

    ResponderEliminar

Otros adomiciliados han visitado esta semana...