sábado, 5 de enero de 2013

Diario: Viaje a Australia (día he perdido la cuenta): Lady Beach (Watsons bay)






Un paisaje extremadamente bello. Un lugar normal, una pequeña bahía en uno de los picos del mapa de Sydney y los alrededores. La arena, lisa y oscura, sin caracolas ni pechinas, se hace áspera cuando las suaves olas la invitan a posarse sobre los pies. Poca arena, casi toda humedecida y muchas rocas. El aire levanta minúsculos huracanes de agua. También se levantan otras cosas que quizá ya llevan un buen trompicón de tiempo levantadas. La bahía es alargada, el agua del mar está fría. Frente al mar, un hombre desnudo camina despacio. Su silueta, negra, oscura, opaca ante el último sol del día, ondea formas en la playa. El agua del mar se va oscureciendo. El hombre anda sin tapujos, mira hacia el horizonte mientras coloca sus manos detrás de la cabeza. Estira las piernas y mira a ambos lados. Se sienta en una de las grandes rocas, en una que tiene un respaldo natural. Mira de nuevo a ambos lados. Puede ver al resto de hombres, cada uno sentado en su rosa, disfrutando del placer de ser hombre y de haber nacido en la Tierra.







 

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Otros adomiciliados han visitado esta semana...