martes, 19 de junio de 2012

Cuento 21 de el "Sendebar" (siglo XIII)




Sendebar Libro de los engaños (anónimo) (hacia 1253)

Cuento 21: Puer 5 annorum

Enxenplo del niño de los çinco años, e de los conpañeros que l' dieron el aver a la vieja

»E, señor, dezirte é del niño de los çinco años.»
Dixo el Rey:
-Pues, di.
Dixo:
-Oí dezir que eran tres conpañeros en una mercaduría, e salieron con gran aver, e todos tres anduvieron en el camino; e acaesçió que posaron con una vieja e diéronle sus averes a guardar, e dixieron:
»-Non lo dedes a ninguno en su cabo fasta que seamos todos ayuntados en uno.
»E díxoles ella:
»-Plázeme.
»E desí entraron ellos en una huerta de la vieja por bañarse en un alverca que avía, e dixieron los dos al uno:
»-Ve a la vieja e dile que te dé un peine con que nos peinemos.
»E él fízolo así, e fuese para la vieja e dixo:
»-Mandáronme mis conpañeros que me diésedes el aver que lo queremos contar.
»Dixo:
»-Non te lo daré fasta que todos vos ayuntedes en uno, así commo lo pusiestes comigo.
»Dixo él:
»-Llégate fasta la puerta -e dixo-. Catad la vieja, que dize si me lo mandades vos.
»E dixieron ellos:
»-Buscad e dátgelo.
»E ella fue e diole el aver, e él tomólo e fue su carrera, e desta guisa engañó a sus conpañeros. E quando ellos vieron que tardava, fueron a la vieja e dixieron:
»-¿Por qué fazes de tardar a nuestro conpañero?
»E dixo ella:
»-Dado le he el aver que me mandastes.
»Dixieron ellos:
»-¡Guay de ti! ¡Que nós non te mandamos dar el aver, sinon un peine!
»E ella dixo:
»-Levado á el aver que me diestes.
»E pusieron la señal delante el alcalde, e fueron ant'él, e ovieron sus razones, e judgó el alcalde que pagase el aver la vieja, pues que así lo conosçiera. E la vieja llorando encontró con el niño de los çinco años. E dixo el niño:
»-¿Por qué lloras?
»E dixo ella:
»-Lloro por mi mala ventura, e por mi gran mal que me vino, e, por Dios, déxame estar.
»E fue el niño en pos della fasta que l' dixo por qué llorava, e dixo:
»-Yo te daré consejo a esta cueita que as, si me dieres un dinero con que conpre dátiles. E dixo el niño:
»-Tórnate al alcalde, e di que el aver tú lo tienes, e di: 'Alcalde, mandat que trayan su conpañero, e si non, non les daré nada fasta que se ayunten todos tres en uno, commo pusieron comigo'.
»E ella tornós' para el alcalde, e díxole lo que le consejara el niño, e entendió el alcalde que otrie gelo avía aconsejado, e dixo el alcalde:
»-Ruégote, por Dios, vieja, que me digas quién fue aquel que te consejó.
»E dixo ella:
»-Un niño que me fallé en la carrera.
»E enbió el alcalde a buscar al niño e duxiéronle ante el alcalde:
»-¿Tú consejeste a esta vieja?
»E dixo el niño:
»-Yo gelo mostré.
»E el alcalde fue ý muy pagado del niño, e tomólo para sí e guardóse mucho por su consejo. E fue pagado de su estoria del niño de los çinco años.»


No hay comentarios :

Publicar un comentario

Otros adomiciliados han visitado esta semana...