domingo, 13 de mayo de 2012

Todos los minutos esperan su turno en la carnicería (VIII)

















pero no:

porque Dios se descojona de nosotros

desde su apartamento sobreterráneo

y vive su vida tranquilo

sin complejos

y sin complicaciones.



No hay comentarios :

Publicar un comentario

Otros adomiciliados han visitado esta semana...