martes, 8 de mayo de 2012

Todos los minutos esperan su turno en la carnicería (III)





y ahora ya callo mis efigies
y arrastro la mudez enfurecida
y mis arañas trepan por los muslos,
y mis palomas chapotean en mi boca
y mi unicornio,
mi fiel y adorable unicornio,
sale corriendo espantado hacia el abismo.













No hay comentarios :

Publicar un comentario

Otros adomiciliados han visitado esta semana...