lunes, 7 de mayo de 2012

Todos los minutos esperan su turno en la carnicería (II)



Hace meses que no recibo más e-mails
que los de mi propia persona.
Hace días que no peino mis bucles de porcelana.
Hace solo un día que del todo me he olvidado

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Otros adomiciliados han visitado esta semana...