sábado, 7 de abril de 2012

El Guardián de tu alma


Debes tener siempre fría la cabeza, caliente el corazón y larga la mano. (Confucio 551 aC-478 aC).

(CUENTO A DOMICILIO)

El Guardián de tu alma


            El Guardián, 14 de setiembre de 2008.

«“Este será el primer libro de nuestra humilde biblioteca”. Eso fue lo que le escribí, el 14 de setiembre de hace cuatro años, en El guardián del centeno que le regalé. Hoy, el gran libro de Salinger reposa en mi humilde estante de tres al cuarto, en esa tabla gruesa de madera que recogí de al lado de un contenedor, en ese pedazo marrón que está curvado por tener los soportes demasiado alejados entre sí o demasiado cercanos a los extremos».

Así empezó un día el cuento que nunca escribí. Hoy ya no puedo imaginar esa inmaculada estantería de clásicos hispánicos y de videojuegos de superhéroes que siempre tuve por seguro que tendría. Ahora sé que tampoco lo hacía antes. Lamento estar siempre viendo lo que no tengo y lo que no he hecho en vez de lo que tengo y lo que he hecho, aunque eso me permite pretender escalar hasta cimas inalcanzables. 



No importa que no hayas existido nunca. No importa que fueras un zoquete del tres al cuarto y que yo te amase con locura. Funcionaste al revés que el mundo entero. Hiciste en mi cabeza una coraza que me permití sacar del mismo modo que te aparté de mi lado. De eso va el amor, de rechazarse, acercarse y rechazarse.

Y es que el amor de verdad va de otras cosas. No hacen falta estanterías, ni guardianes, ni centenos. No hacen falta escobas para barrerte el alma, ni jeringuillas para sacar de ti la poca sangre que te quedaba en las venas, ni las pocas gotas de cariño que se te podían exprimir. Basta con un calmado chín chín entre dos botellas sin saber por qué se brinda. Solo se trata de ser honesto . Y de olvidar qué es el bien y qué es el mal.









La razón puede advertirnos sobre lo que conviene evitar; sólo el corazón nos dice lo que es preciso hacer (Joseph Joubert 1754-1824).





No hay comentarios :

Publicar un comentario

Otros adomiciliados han visitado esta semana...