sábado, 3 de marzo de 2012

Re-vuelve


(CUENTO A DOMICILIO)



Re-vuelve

Me siento aquí, en este portal. Y miro al frente. Te entreveo allí, sentado, con las piernas estiradas, ya tan desdibujado que apenas puedo mantenerte vivo. La memoria me trae tus ojos y tu faz de rabia e impotencia. Me devuelve de nuevo tus casi lágrimas a punto de caer y mi yo esperando para ser tu amparo, tu billete de vuelta a la neutralidad emocional.

Pero me siento ahora más simple y más inerte que uno de esos barrotes alineado con otros tantos barrotes, todos en fila india, esperando para salir a no sé qué lugar que en realidad no existe. Ya no puedo volver. Ya no puedo hacerte volver. No podré regresarte a este presente feliz que me he inventado a costa de olvidar y de hacerme menos mía. Está él, también, sentado en la esquina de este portal, de lejos, mirándome en lo hondo de mi alma; la memoria también lo ha repuesto en este pasaje, en este callejón sin escrúpulos que me vomita el pasado a horcajadas en el regazo de mi abrigo inmaculado.

Tu imagen se va deshaciendo en la neblina del recuerdo. Tus labios, ¿cómo fueron tus labios? Aquellos labios traviesos y ávidos de seguir esperando que alguien les devuelva el brillo que algún día les quitaron, ¿cómo son ahora? Y mis labios…, sucios y desperezados, puerta de entrada de esta bronquitis que arde en el esternón en cada aspiración del cigarrillo que no quiere dejarme escapar. Todo cambia, menos estas amígdalas que rebotan a borbotones en la garganta. Todo cambia, este impreciso, borroso momento de nostalgia terrenal. Todo cambia. Todo torna. Revuelve. Retorna.


1 comentario :

  1. Me ha gustado mucho, sobre todo el último párrafo. Es un texto bonito, fácil de leer, con pausas... Felicidades :)

    ResponderEliminar

Otros adomiciliados han visitado esta semana...