domingo, 11 de septiembre de 2011

Aspas


(CUENTO A DOMICILIO)

Aspas

Mira el ventilador de techo y entonces comprende que su vida va a girar como sus aspas. Que todo rueda. Que todo gira. Que ella debe permanecer echada, mirando cómo se entretienen los aspadores en dar vueltas eternamente —hasta que se apague la electricidad—. No, ella debe permanecer mirando y luego coger las aspas por el centro… porque ahora sabe que tiene que dejar marcharse al pasado y unirse a la corriente astillada de la vida sagaz.

Relajación. Sensación de desahogo. Sobre el parquet liso. La vida pasa con un ajetreo que da miedo. Asusta, paraliza, turba y embarulla. Mira el ventilador de techo y concentra toda esa energía en esas aspas locas,... No esperes más. Ya no hay nada que esperar. Paz. Inmensa paz. Solo hay que luchar. Únicamente luchar. Y ni siquiera eso. Vivir. Mejor, sí… tan solo vivir… con suavidad, acariciando la poca calma que le queda al viento. Cargar luego la vida de significado vital, si se puede. Resolver el corazón a puñetazo limpio y sacarse las tripas de la garganta. De una sola vez. En un solo segundo. Las aspas van volando en ese ritmo inagotable de la vida loquiunda. Detención. Delicadeza. Sutil… Sentirse sutil y flotante en esta vida que se va desprendiendo a sí misma. Sentirse grácil en el salto que se ha de lanzar de extremo a extremo en un aro abierto. Sin esperar el ajetreo de un ritmo nuevo, sin esperar que nos pase lo único grande que ha de pasar en la vida. La vida, eso es lo excepcional que nos pasa. Al final, solo este compás incesante es lo que pasa. Dolorido a veces, agujereado las otras, sereno un día, muerto mañana, pero siempre este compás que emerge de las aspas de un ritmo grave.

Las aspas despacio, en un movimiento de vaivén vital. Las aspas suavizando el movimiento, dejando entrever esa x que ya se había olvidado. La x marca la incógnita. El ritmo de la vida. La x marca la incógnita… La x marca la pulsación, la regularidad del traquiteo incesante de la existencia. Las ondas calmadas. Quietud, descanso. La calma en paz dentro del cuerpo. La x de las aspas al dejar de parar.

4 comentarios :

  1. ¡Hola Mei!

    Gracias por pasarte por mi blog, lo mismo te digo, empieza el nuevo curso y espero leer muchas actualizaciones tuyas por aquí. Te noto diferente en las últimas actualizaciones, noto diferente a la Mei que conocí hace ya bastantes meses...!

    Espero que tengas suerte en este nuevo curso para ti. Un beso de la canaria!

    ResponderEliminar
  2. Soy el Migui. Hacía tiempo que no me pasaba.
    Cada vez me gustan más tus textos.
    ¡Nos vemos pronto!

    ResponderEliminar
  3. "Ya no hay nada que esperar. Paz. Inmensa paz. Solo hay que luchar. Únicamente luchar. Y ni siquiera eso. Vivir. Mejor, sí… tan solo vivir… con suavidad, acariciando la poca calma que le queda al viento." buenisimo. Muy buen texto!!! :)

    Salva168

    ResponderEliminar

Otros adomiciliados han visitado esta semana...