jueves, 3 de marzo de 2011

¿Interrogatorio?



No era A TI, pero lo ha acabado siendo

Hoy he pintado un interrogante en la puerta,
un interrogante infinito
que se revuelve sobre sí mismo
y se troca en espiral
sin colapsarse con una mancha intacta
en un punto preciso e inmutable.

Desertización,
hiperestesia.

Hoy he pintado un interrogante en el lomo de la puerta
y más, a un interrogado en el travesaño;
aquél se acerca indomable, indoblegable;
éste se esconde en las bisagras del misterio.

Abro la puerta. Cierro.
La dejo entreabierta,
para que fluyan las brisas y nieblas poéticas,
pero no hay puerta de entrada
al camino hacia donde el enigma estriba;
la ronda del interrogante
es un bulevar truncado de bazofias
y mortandades.

Interrogantes, interrogados;
pintores que pintan puntos de interrogantes;
puntillismo agudo, puntuación forzada.

No hay más que aspirar a representar
como real
lo que no existe
ni ha existido nunca.

Ya no existo hoy,
ni vengo ni voy,
ni sé si soy
ni si estoy siendo;
ni voy, ni vengo,
ni sé si soy
cuando digo que no estoy siendo.

Desertización absoluta,
hiperestesia ajena;
interrogante arrogante,
interrogado enamorado.






Mei Manzanero

1 comentario :

  1. Me da la sensación que todas las llamale "obras" acaban saliendo del útero o del recto, es decir, tus hijos o tus excrementos, todos pasan por ti pero no sabes si te van a encantar o van a ser una mierda, como mínimo recién finalizadas digo, esta claro que la mierda con el tiempo se acaba olvidando.

    Respecto a la obra que puedo decir, ser o no ser,¿no? Preguntar o preguntarse cosas siempre suelen ser símbolos de sabiduría.

    ¿y tu que opinas?

    ResponderEliminar

Otros adomiciliados han visitado esta semana...