sábado, 12 de febrero de 2011

Novela e-mailear de una mujer que no comprendió jamás este puto mundo y se dio de bruces contra la realidad



(Cuento a domicilio)



Novela e-mailear de una mujer que no comprendió jamás este puto mundo y se dio de bruces contra la realidad
(por entregas)
(3ª entrega)






Sétimo e-mail (29 de octubre)

Holaaap!

¿cómo va?


La verdad es que poco tengo que decirte... sí me han pasado cosas pero no sé qué contarte, sólo que estoy aquí, aburrida, tomando decisiones, en pleno octubre... que a ver qué puedo hacer con mi vida.... En febrero me matricularé en otra cosa y empezaré a estudiar de nuevo.

La obra cada vez va mejor, este diciembre estrenamos. Me encantaría que vinieras. ¿Te pillo una entrada para ti? Si no te va bien no pasa nada eh.. con todo lo que haces por mí si no puedes venir porque estás con tus cosas lo comprenderé, aunque me encantaría verte mientras dura la obra. Luego si quieres puedes venirte a tomar unas copas :)

Bueno, no me enrollo. De hecho sí hay algo que tengo que explicarte... algo importante... Es un poco delicado... Hace ya como dos semanas que hubo esa pelea con el hombre del parque. Se ve que se llama Juan Miguel. Lo sé porque he recibido una notificación de juicio... se me acusa de agresión física y verbal...

Ahora más que nunca necesito tu ayuda. La verdad es que tengo un miedo atroz... pero tú lo sabes bien, él empezó y aunque siempre dicen que también el que sigue actúa mal, yo lo hice por ti... porque no quería que te mirase de esa manera ni que se metiese contigo.

Tengo miedo y no sé si jugar a este juego. Ya te lo dije, yo sé la verdad, que esto no es real, que esto es un sueño, pero... ¿qué puedo hacer para que él lo sepa? ¿Cómo puedo defenderme con eso? No es culpa mía y lo sé.

Necesito un poco tu ayuda. Gracias por responderme el anterior correo.
Te escribo muy pronto con nuevas noticias.



Octavo e-mail (30 de octubre)

¡Ei! Maca! Gracias por venirme a ver esta noche. Me ha encantado tenerte en casa cenando, veo que no te animas a escribirme mucho, pero significa muchísimo para mí que vinieses a casa y estuviésemos viendo la peli y todo eso.

La cita judicial es para dentro de 2 meses. Me han asignado un abogado de oficio, es joven, pero parece un buen trabajador. Está intentando ver cómo podemos hacerlo. Lo que pasa que creo que se piensa que soy culpable. Me ha dicho, además, si podrías venir tú conmigo también. Si no te va bien no pasa nada, pero la verdad es que él me ha dicho que urge, porque como estabas delante puedes valer como testigo, aunque también estabas dentro del tinglado.

Dime algo.

Besos.

Yo


Noveno e-mail (2 de noviembre)

Gracias gracias gracias gracias!
Te lo agradezco mil veces. Estos días he estado obsesionada con aquel hombre. Tú te crees que me ha dicho el abogado este que el hombre tenía rasgaduras y moratones en el cuerpo y que había sido yo? Pero ¿cómo coño es eso posible?!!!!! Siento una indignacióooon, buah, se ha peleado por ahí y quiere echarme a mí el marrón.

Pero lo fuetre no es eso. Lo fuerte es el abogado, que quiere que me haga un test psiquiátrico. Dice que si se me da por loca (no con estás palabras, pero esta es la idea básicamente) que entonces no me condenarán a la cárcel ni nada. Y yo te digo ¿qué coño está pasando???

Vente al parque esta noche si puedes. Estaré de 8 a 11 por ahí, en la farola, leyendo un librito.
Muaa



Décimo e-mail (16 de noviembre)

No sé si este correo voy a enviártelo realmente. Si lo estás leyendo es porque al final me he atrevido a darle a enviar. Un sólo clic y a veces parece que te cambia la vida...

De hecho sólo quiero decirlo en voz alta. El siquiatra dice que debo seguir yendo, que quiere como llevarme un seguimiento, supongo que es por esto del juicio, pero no sabía yo que por dos gritos en un parque se iba a armar tan gorda... le he dicho al abogado que me insultó, que me llamó loca chiflada varias veces y que me empujó, que de hecho forcejeamos y que tú intentaste separarlo, que si no fuese por ti.... pero ya sabes, yo no te quiero involucrar en esto... no sé que hacer para que no te salpique.

¿Sabes? Sí que voy a mandarte este e-mail... porque te tengo que pedir algo importante. Sabes que jamás lo haría porque sí, sólo te lo pido porque eres la única que puede ayudarme ahora. Aquello que descubrí, eso que te conté en nosequé e-mail del cruce de sueños y todo eso (que ya te seguiré contando, porque vas a flipar) se lo he contado al psiquiatra. Me ha dado la razón, como a los locos. Es muy majo pero a veces me trata tan... ya sabes, como si estuviese por encima y yo fuese menos o una cosa así.

El caso es que ya no es sólo el abogado el que me pide que vengas... también me lo pide el doctor y bueno... me gustaría, si pudieses hacer un hueco, por favor, que vinieses conmigo, que me pudieses acompañar... tengo que ir a la visita el martes que viene, a las 10 y media, en la calle mallorca, si te pareciese bien te espero en la esquina al salir del metro como a las 10 y 20 o así, si quieres podemos vernos antes y tomamos un cafelito, ¿vale?

Bueno... dime algo, porfa!

Un beso muy fuerte.


Yo



Undécimo e-mail (22 de noviembre)

Te he estado esperando hasta las 10:40, luego me he tenido que ir rápido. ¿Por qué mierdas no has venido? Me respondes, me dices que sí, nos vemos, me dices que me ayudarás en todo, y ¿coges y ni me llamas para decir que ni vienes?

¿Sabes que me ha dicho el psiquiatra? Que pase de ti, que me olvide de ti, que eres una egoísta y que sólo me haces daño. Que lo sepas, que paso.

...

Más te vale que sólo respondas para disculparte de verdad... después de todo lo que te he contado, mis grandes secretos, algunas sensaciones que tengo, mi poder y todo... después de todo lo que hemos pasado, ¿coges y me haces esto?!!!!!!????!!

¡Púdrete! ¡Así te lo digo!

¡Ni yo ni nada!


Duodécimo e-mail (2 de diciembre)

Hola Macarena...

sé que el último e-mail fue un poco violento... lo sé y lo siento mucho, lo siento de corazón. No sabes las veces que lo he releído y que me he arrepentido de haberlo mandado. Es tan fácil darle al enviar... No debería...

Sé que te ha molestado, pero no sabes cómo me duele que no me hayas ni respondido....

Me gustaría que nos viéramos si puede ser esta semana.

Lamento todas las molestias. Sé que esto no es real, ya lo sé que no, pero no sé si lo sabes de verdad tú también y puedes haberlo tomado muy a pecho... aunque sé que igualmente es mi culpa.

Yo


Décimotercer e-mail (5 de diciembre)

Gracias, miles de gracias Maca.

Me ha encantado que vinieras, al menos hemos podido arreglar todo. Tus consuelos siempre son mi gloria, después de todo lo que está pasando... No sé si tengo derecho a seguirte pidiendo que vengas al doctor. Yo ya le he contado todo lo que ha pasado, dice que no me preocupe, pero también me ha dicho que te deje de lado, que es mejor que no hable contigo. No pienso hacerle caso. Todavía no sé si contarle lo que descubrí, ya sabes... aún tengo que elaborarlo todo un poco... creo que él todavía no ha despertado y la verdad que no comprendo como un señor que sabe tanto, que ha estudiado tanto, (porque para ser psiquiatra habrá que estudiar mucho, ¿no?) puede no saber todo esto. Quizá lo sabe pero no ha querido decirlo. Mañana se lo insinúo... a ver qué pasa, jeje.

Bueno, sólo quería agradecerte todo esto que haces por mí. Si es que sin ti..., que eres un sol...! Siempre apareces cuando menos más te necesito, jeje.

Espero tu respuesta. La próxima semana te escribo, que estoy un poco atareada con la obra, está ya a puntito de estrenarse y me está sacando mucho tiempo.

Besitos y abrazos.

Yo




-----------------------------------------------------------------

Podéis escribirle un correo a ese "yo" que le escribe a Macarena respondiendo al último e-mail (en un comentario o un correo a cuentosadomicilio@hotmail.com). En breve lo colgaremos en "Cuentos a domicilio".
Saludos.
Ah; y, si te ha gustado la entrada, ¡no dudes en apuntarse a seguidores!

Mei Manzanero

1 comentario :

  1. :O Menudo giro argumental. Se está poniendo muy interesante, me gustaría saber qué razones tiene el psiquiatra para apartarla de Macarena!

    ResponderEliminar

Otros adomiciliados han visitado esta semana...