sábado, 22 de enero de 2011

Novela e-mailear de una mujer que no comprendió jamás este puto mundo y se dio de bruces contra la realidad





Ajá, esta es mi entrada número 100.







(Cuento a domicilio)



Novela e-mailear de una mujer que no comprendió jamás este puto mundo y se dio de bruces contra la realidad
(por entregas)
(2ª entrega)



Cuarto e-mail (10 de setiembre)
¡Macareeeeeeena!
¿Cómo estás? Acabo de llegar a casa, sólo quería decirte que he llegado bien. ¿Tú has llegado bien?
Uuuh, voy un poco piripi, jeje, no sabes cuánto me cuesta teclear.
Me lo he pasado super guay contigo esta noche.
¡Besos!
Buenas noches (espero que lo leas hoy y si no pues buenos días).
Yo
Quinto e-mail (15 de octubre)
¡Macarena, macarena…!
Ya sé que hace más de un mes que no te escribo. Como nos hemos estado viendo más no me ha hecho falta, pero me gusta la costumbre de escribirte, así también ordeno un poco las ideas, y como hace ya una semana que no te veo te mando un correo.
Lo que pasó el otro día fue horrible… espero que no sea por eso por lo que no has venido ya más al parque.
Sé que no debería haber entrado en pelea con ese hombre, pero no me gustó que me llamase loca. ¿Loca, yo? Gracias por defenderme, aunque el tonto ese no sé por qué te ignoró todo el tiempo, hacía como que no te veía. Menudo engreidoooo!!
¡¡¡Qué rabia!!!
Bueno, espero que estés bien y que esto no afecte a nuestra amistad. Estoy por aquí, ya lo sabes.
Dicen que ahora por los insultos se puede denunciar… pero al no haber agresión no sé yo si vale la pena meterse en este tinglado. ¿Tú piensas lo mismo o cómo?
Besitoos.
Dime algo.
Yo
Sexto e-mail (23 de octubre)
Macarena… tengo que contarte una cosa. He dejado los estudios. Estaba ya en tercer año, de hecho ya había aprendido mucho y aún me quedaba tanto camino… Pero es que con todo esto que ha pasado no me siento con muchas ganas de seguir en pie.
Además, he empezado a no entender para qué sirve el teatro. Mira, estudiar baile aún tiene sentido, ni que sea por la belleza que se transmite yo pienso que vale la pena, aunque todo esto sea un sueño. Lo que es incomprensible es para qué sirve el teatro… porque el teatro es una farsa, ¿no crees? Vamos a ver, si esta vida es un sueño, si esta realidad es una invención, ¿el teatro no es entonces una farsa dentro de otra farsa? ¿Y para qué voy a estar viviendo en una farsa si ya tengo la vida, que es un teatro mayor al que se hace encima del escenario?
Si estudio algo, aunque tenga que empezar de cero, va a ser algo relacionado con la filosofía, quizá… He estado mirando otras carreras posibles, ya te iré contando por qué me decido.
De momento el trabajo no lo he dejado (de algo hay que comer), aunque esté relacionado con el teatro. Seguiré participando en esta obra que hago con el equipo de la carrera, aunque ya me he desmatriculado del curso.
Bueno, ¿tú qué me recomiendas que haga? Tú que me conoces tanto… a ver si puedes ayudarme… J
Oye, te dejo porque tengo la comida en el fogón y además me estoy congelando las manos mientras te tecleo.
¡Besitos y abrazos!
Espero una respuesta.
Siempre, Yo.

-----------------------------------------------------------------

Podéis escribirle un correo a ese "yo" que le escribe a Macarena respondiendo al último e-mail (en un comentario o un correo a cuentosadomicilio@hotmail.com). En breve lo colgaremos en "Cuentos a domicilio".
Saludos.
Ah; y, si te ha gustado la entrada, ¡no dudes en apuntarse a seguidores!

Mei Manzanero


3 comentarios :

  1. Este "capítulo" se me ha hecho corto :P

    No me ha quedado muy claro qué ha pasado en el parque para que Macarena se enfadara :/

    Espero el próximo capítulo ^^.

    ResponderEliminar
  2. Cuanto más leo más ganas tengo de seguir haciéndolo...que dia terminas los exámenes?

    besos!

    ResponderEliminar
  3. Felicidades por tu entrada nº100!!!

    Me tienes enganchada aqui, cuando deberia de estar estudiando..........!!! Un beso enorme,preciosa!

    ResponderEliminar

Otros adomiciliados han visitado esta semana...