sábado, 15 de enero de 2011

Novela e-mailear de una mujer que no comprendió jamás este puto mundo y se dio de bruces contra la realidad (por entregas)




(Cuento a domicilio)

Novela e-mailear de una mujer que no comprendió jamás este puto mundo y se dio de bruces contra la realidad
(por entregas)
1ª entrega
Esta historia va de un alguien que le escribe a otro alguien y le explica algo, que la vida no es mucho más que un sueño angustioso del que no se puede despertar.
Crítica a la superstición y al dogmatismo extremo que no se sustenta en nada moral y que no hace el bien a nadie.
(Las faltas de ortografía son por verosimilitud)



Primer e-mail (2 de agosto)
Hola Macarena,
este es el primer correo que te mando. No tengo nada que decirte, sólo quería probar tu dirección. Te iré escribiendo a menudo, para que no te olvides de mí, aunque sé que no te olvidas, que estás muy atareada con tus cosas. Me ha alegrado mucho que nos encontráramos en el parque. A ver si hay suerte y volvemos a vernos.
Besooos!
Yo
PD: Te escribo en verdana y tamaño fuente 14 para que lo leas mejor, que sé que no andas muy bien de los ojos. Intentaré escribir bien, sin comerme letras ni nada para que puedas leerlo sin problemas, que sé que no estás muy habituada a las nuevas tecnologías, jeje. Si hay faltas, que sepas que no son a posta.

Segundo e-mail (28 de agosto)
Hola Macarena,
espero que estés bien. Sé que he tardado un poco en responderte, ya casi están a punto de terminar mis vacaciones. Oye, por cierto, que me gustaría que de vez en cuando me contaras un poco más cómo te va… sé que ya hace tiempo que nos conocemos, pero me da la sensación de que no me cuentas nada. Te voy a contar una cosa para demostrarte que me importas y que quiero que sepas más de mí. Allá va.
Es que hace días que estoy preocupada. A ver si tú sabes decirme que es…, porque yo sola no encuentro la solución, ni siquiera concibo qué pueda ser y ya estoy empezando a hartarme un poco… jeje.
Resulta que a veces me sobreacoge como una sensación de irrealidad terrible. Y entonces miro hacia todos lados y todo, absolutamente todo, me parece un sueño, hasta el mismísimo detalle me parece que está dentro de un gran sueño; de hecho, hasta pienso que yo estoy en el sueño. Espero que no te parezca muy raro.
No sé qué es, ni por qué me pasa. Debe de ser por el estrés… ¡tanto trabajar! ¡y tanto leer! ¡y tanto estudiar! ¡y tanto ocio también! Ni tanto ni tan poco, ¿no? Oye, y lo mismo para ti, que estás siempre ahí metida en tus libros, que parece que vives en otro mundo (desde el cariño, :****)


Tercer e-mail (3 de setiembre)
¡Querida Maca!
¿Cómo estás? Espero que estés bien. Estamos ya en setiembre. He vuelto al trabajo (más de lo mismo y siempre igual, trabajar mucho, disfrutar poco y cobrar menos). Pero eso sí, al menos tengo que contarte algo sublime!!!:
Lo he descubierto. Te preguntarás que qué. No quería decírtelo por no preocuparte; de hecho, tampoco quería saberlo yo. El caso es que somos amigas y quiero compartir esto que yo sé: me he enterado que vivimos en un sueño, que esto no es real. Que lo sentimos como real y que es como los sueños de la noche, que son como microsueños, sueños dentro de otros sueños. Dicen que es un mundo de apariencias y que hay que descubrir la verdad de dentro. Lo he leído en los libros, así que fijo que es verdad. Lo que no sé es cómo casi nadie lo sabe.
Pues mira, eso que ves, eso que tocas, sólo es parte de un sueño. Tú eres la protagonista del tuyo, yo del mío y cada uno del suyo. Es por eso que la gente son unos ególatras y unos egocéntricos y algunos son unos completos egoístas, y los que no lo son, lo son también. Lo que pasa es que en su sueño quieren ser héroes y heroínas, así como Superman, (que por cierto no es más que un personaje que un señor dibujó en un microsueño que tuvo), y todas las sagas de superhéroes.
Los más, viven sin pensar en este sueño del que yo creo que no se despierta ni con la muerte; otros perciben algo gracias a sistemas que hacen despertar un poco, como las drogas o los ataques de ansiedad o los desmayos. Los ataques hacen sentir la angustiosa realidad sueñeril que están viviendo y los desmayos creo yo que es un intento de despertarse que no llega a completarse.
Hay gente que somos como los brujos, o como oráculos, que lo percibimos con naturalidad. Y es que tú sabes mucho de estas cosas, ¿no?, que siempre ha habido gente con dones especiales para conocer realidad paralelas, a veces por estímulos de cosas externas a nosotros (pero que están dentro del sueño) o, al menos al principio cuando uno empieza a sentir estas nuevas percepciones y luego sin necesidad de estos. A mí me ha tocado ser de esta gente. Y no, tranquila, no es un dramón, no me voy a poner melodrámatica, pero en fin… Lo que pasa, lo malo de todo esto, es que no sé ni cómo ni si se puede despertar.
Mira Macarencita, para que me entiendas, esto es como uno de esos aparatos virtuales que ahora venden, no sé si los habrás visto o usado, porque estos aparatos son microsueños basados en el gran sueño en el que vivimos, y que te hacen ver cosas que no has podido tú crear con tu subconsciente.
Porque, oye, así, además, (pobrecita, cuántas comas te he puesto) es cómo cruzamos nuestros sueños, también hablando, incluso bailando, pero siempre cada uno desde su sueño. Tú vas a un baile, por ejemplo, y bailas con alguien y tú le ves y él te ve y cualquiera pensaría que estáis en la misma realidad. ¡Pero no! Cuidado con las apariencias, porque engañan. Lo que pasa en verdad es que los dos sueños se están cruzando, como si fueran dos círculos que se cruzan. Mira, te lo dibujo con el paint:
Espero que se haya puesto bien la imagen y puedas verla. Si la ves, eso negro es el momento del baile, en el choque o el cruce, mejor, de los dos sueños.
Lo mismo pasa cuando te mando este e-mail ahora mismo, que hay un cruce de realidad, y así es la manera en como nos comunicamos los humanos.
No sé, a ver qué piensas tú de esto que te he dicho. No te cuento más tonterías para que no te canses y no te quite mucho tiempo. Ah, y espero que no te entristezca saber todo esto...
Espero que nos encontremos en el parque. De hecho, voy a ir el jueves por la tarde, si te pasas allí estaré.
Un beso super fuerte.
¡Saludos!

La orácula del XXI, jeje, ¡es una broma!

---------------------------------------------------------------------
Mei
(Podéis escribirle un correo a ese "yo" que le escribe a Macarena (en un comentario o un correo a cuentosadomicilio@hotmail.com). En breve lo colgaremos en "Cuentos a domicilio").
Saludos.
Ah; y, si te ha gustado la entrada, ¡no dudes en apuntarse a seguidores!


4 comentarios :

  1. Curioso relato! A veces a mi me ha ocurrido algo similar de mirar-te al espejo y no reconocerte tu mismo.

    Es muy interesante la idea que haces de la cofluencia de los sueños y las vidas de las diferentes personas. Me gusta!

    Seguiré las cartas y me encantará leer un dia una de macarena.

    un beso!

    ResponderEliminar
  2. Sí, de hecho si te miras como un minuto cada vez se ve menos lo de fuera y se vuelve oscuro hasta que ya ni te reconoces.
    El próximo sábado una o dos entregas más :D (ya están escritas).

    Gracias siempre por pasarte!!

    ResponderEliminar
  3. Si todo esto es un sueño... ¿Cómo es la realidad real? A ver si en siguientes entregas las protagonistas despiertan nos lo descubren :P

    ResponderEliminar
  4. Mei, en una palabra, me encanta!!
    Es una pena que ande tan liada con los exámenes que me esté perdiendo muchas de tus entradas, pero espero y deseo que cuando termine los exámenes ponerme al día. Esta en concreto, me recuerda a un libro de Jorge Bucay y Silvia Salinas bajo el titulo de "amar con los ojos abiertos", la temática no es la misma, pero también se intercambian correos y todo el libro es a través de los mismos. A mi, sinceramente, me encantó pero el final me dejó un poco sin aliento. Te mando un beso enorme y un fuerte abrazo cálido desde Canarias.

    ResponderEliminar

Otros adomiciliados han visitado esta semana...