miércoles, 12 de enero de 2011

Flores de ciudad (5): Trenzísima parte 2.

Flores de ciudad.

Toma real de datos en Barcelona
(calles y espacios cerrados).


Primera parte de "Flores de ciudad (5): Trenzísima" aquí


La he vuelto a ver.
La trenza bailotea de nuevo
por las ruidosas calles del Ensanche.

La he vuelto a ver.
Es una mar infinita,
alegre, vistosa;
es una mar que ha de volver
a la raíz de lo hondo,
que ha de volcar corazones.

¡Dichosa trenzísima!,
rizote oscilante,
eterno y etéreo,
péndulo sí,
sal-
ta-
rín,
trapezista.

Ágil trenzísima
que el hombre recoge
con la vista atrás
ahora que se siente observado,
pero, cuando en la soledad de la noche,
la luna baile al son de la trenza,
el hombre aprovechará
para deshacer en sus dedos
los turbios mechones
y cortar, mientras ella duerma,
un suave ricito bailante

que alguna otra noche pintará.


¡Oh mar turbio,
dichoso pasodoble el de tus pasos,
olas perfectas
que calláis cantando!

¡Levántate, marísima trenza!


Mei Manzanero
(modificación 26.01.11)


¡PARTICIPA YA CON TU FLOR DE CIUDAD! ¡Un verso, una foto, un dibujo, un texto, un poema, lo que quieras! Mándanosla a cuentosadomicilio@hotmail.com y la publicaremos aquí.



1 comentario :

  1. Te leo...y me gustas!

    Un beso y suerte si estas de exámenes.

    ResponderEliminar

Otros adomiciliados han visitado esta semana...