domingo, 23 de enero de 2011


Equilibrio entre gramática y léxico cuando cogemos sólo un "corte" de una lengua (esto es, sincrónicamente); sí, vale, no hacemos ni frases demasiado largas, porque, aunque es potencialmente posible por la productividad del lenguaje, la memoria a corto plazo no nos lo permite; no llenamos, tampoco, todo el potencial léxico posible, por la limitación de la memoria a largo plazo (no podríamos memorizar tal cantidad de palabras). (*Esta idea está en Fco. Marsà)

Vale. Por eso no tenemos la palabra hipopótama y yegua sí. Por necesidades comunicativas en un contexto cultural, histórico; temporal, al fin y al cabo, que analizado en una sola situación cambia segundo a segundo (así que hay que hacer los cortes necesarios para delimitar cuánto dura un contexto de un acto de habla).

Dicen Ogden y Richards ((The Meaning of Meaning, 1923), -y lo anterior sólo era para introducir lo siguiente:

“No tenemos ocasión de hablar a menudo, como de un todo indivisible, del grupo de fenómenos implicados o vinculados en el hecho de que un negro salte una empalizada con un melón bajo el brazo, mientras en ese mismo momento la luna pasa por detrás de una nube. Pero si esta situación relativa de fenómenos ocurriera frecuentemente, y si tuviéramos ocasión de hablar a menudo de ella, y si su ocurrencia pareciera afectar al mercado monetario, entonces tendríamos algún nombre, como por ejemplo bosino, para designarlo”.

2 comentarios :

  1. Esta es tú forma de estudiar semántica? jejejejej
    Ay, Mei!!! Eressssssssss...eressssssssss.. mi otra mitad, sin lugar a dudas. Te envío un abrazo muy fuerte y mucho ánimo

    ResponderEliminar
  2. Apenas he entendido nada pero me ha gustado...buena suerte mañana!

    ResponderEliminar

Otros adomiciliados han visitado esta semana...