viernes, 7 de enero de 2011

Cosas de poetas



La Obra es un enrededado

de hilos y de musas

que se mueven poco a poco

hacia la muerte.


Las orillas de la pluma

tientan a oscuras

el abrigo de la luz

que las ampare y las cobije

en un alma pura y agria.


El papel, la peineta

con la que desenredar

las cuerdas

de los místicos retratos

y las multitudes mentiras

que traza el poeta.


El poeta no es nada,

si no el tambor del estómago

que aprieta el diafragma

en esperpénticos sonidos

de aullidos y bobadas.


El poeta no es nada,

ni nunca lo fue.



Mei Manzanero

1 comentario :

  1. Bonito poema, aunque creo que hubiera sido un poema mejor con rima. No sé, sé que a ti va mejor el verso libre pero no sé por qué a este poema le hubiera puesto rima.

    Un beso (L)

    ResponderEliminar

Otros adomiciliados han visitado esta semana...