sábado, 18 de diciembre de 2010

Margarita

¡Qué mal le han hecho a la pobre Margarita todas esas novelas de amor y todas esas historias, todas esas mentiras de pasiones fogosas y de ternuras valientes que ha leído y que ha visto, que después ha imaginado y que ha acabado por desear hasta no verse más que inserta en un vacío que jamás podrá saciar.

Y ahora, la mísera Margarita se retuerce en su sofá, y se toca los senos, y se lame las lágrimas furibundas mientras su cabeza le grita arcadas de la conciencia, su corazón le late con una furia irreprimible y su flor trata de abrirse para que al menos el viento le roce los pétalos.

¡Ay, cuán mal le han hecho a la ingenua Margarita esos putos libros!, que ahora sus muslos solo son la antesala del infierno que no para de arderle, que ahora su flor solo quiere deshojarse.

Y Margarita blasfema, y Margarita maldice, y Margarita se toca.

Y Margarita se atiborra a toquiteos en su cama, solitaria, con su almohada.




Mei


(foto 1: Aorta; foto 2 kieroeffe.com)


3 comentarios :

  1. No tengo otra cosa que decir que me ha encantado este texto. Mi enhorabuena!

    ResponderEliminar
  2. Me gusta :D Creo que el género erótico te pega y se te da bien :D

    ResponderEliminar
  3. Como dijo Don Torcuato Luca de Tena (siempre tratare de Don a ese señor) en su mejor obra:
    "contigo nada puede ser pecado"
    contigo tampoco, Margarita

    ResponderEliminar

Otros adomiciliados han visitado esta semana...