sábado, 28 de agosto de 2010

Cómo quitar el hipo


Hoy no hay cuento, pero no quiero faltar a mi entrada de blog semanal. No voy a darles un relato no solo porque estoy de vacaciones (y espero que ustedes también lo estén), sino porque no tengo acceso al cuento de este sábado.

Lo que puedo contarles, por no cerrar el blog por vacaciones, es cómo conseguí quitarme el hipo el otro día.


Primero de todo, imagine que tiene hipo. Párese un momento e imagine de verdad que tiene hipo.


Hip,

hip,

hipoo.


Tiene hipo. ¿Sí? Sí.

Ahora que ya está seguro de tener hipo, vamos a pensar en cómo quitarlo. Todos hemos oído una infinitud de métodos que parecen infalibles. El más clásico de todos, que te den un susto, no funciona siempre, más bien casi nunca, porque el susto debe coincidir con el hip del hipo, y ahí entran unos cálculos hartamente complicados. También podemos beber una botella de agua de un litro (o un vaso, según distintas versiones) a sorbitos pequeños, aunque algunos dicen que hay que beberla a tragazos; a veces funciona, muchas otras no. Una versión diferente insiste en que el agua ha de reposar en la cavidad bucal mientras se gira la cabeza hacia atrás unos 80 grados y se mira hacia el techo durante unos segundos (Cuidado, porque no funciona la primera vez y a la cuarta ya te habrás desnucado).

La técnica de tragar sustancias no sé si va bien. Recuerde que el que tiene hipo es usted, no yo, así que ya lo está probando. Dicen que tomar un terrón de azúcar con vinagre funciona (¡aunque imagino que es asqueroso!). Menos exitoso está el sorbo de vinagre, la cucharada de azúcar, o el agua con sal. Como ve todo parecen versiones diferentes de una misma técnica.

Y pasamos brevemente a los métodos divertidos, porque para quitarse el hipo no hace falta asquearse ni ahogarse. Ejemplos tales como que te hagan cosquillas, que te pellizques el hombro (dicen que por ahí corre el nervio que controla el hipo...) o te tapes los oídos (muy fuerte, pero sin que te revienten los tímpanos) no son dolorosos y te hacen pasar un buen rato. ¡A ver si me viene ya un poco de hipo y puedo probarlos! (quizá la próxima entrada sea "cómo provocar el hipo").

Me da un poco de miedo mencionar algunos de los que he recopilado y muestro en este párrafo porque estos de los que les voy a hablar son un poco chungos, pero como esto va a gustos me voy a atrever... Un clásico es retener la respiración, y marearnos. Hay otros que tienen como consecuencia el mareo, pero que no son tan conocidos, como por ejemplo coger una bolsa de papel y respirar dentro de ella, para así respirar dióxido de carbono (dicen que está testado científicamente). Y hay otros que no es que yo considere un poco chungos, es que lo son. Les pongo solo un ejemplo: meter la cabeza durante diez minutos en un cubo de agua. Yo no sé si esto es sacando la cabeza de vez en cuando para respirar o si es que el cubo no tiene agua. Lo veo un poco peligroso, bueno, muy peligroso, así que si lo hacen no digan que lo han leído en "Cuentos a domicilio".

Por último, quizá los más eficaces son los que te hacen olvidar que tienes hipo, porque el hipo es muy puñetero y cuando uno empieza a obsesionarse con que tiene hipo y no se va... pero no se preocupe, para esto están estos métodos. El mejor: "¿Qué cenaste anteayer?" o sin ir más lejos "¿Qué cenaste ayer?". El hipo se va escurriendo como por un hilo mojado, no sé si asustado de que un ser humano no pueda recordar que cenó ayer o anteayer o porque ya se ha aburrido de que lo intentes todo. Si usted tiene una buena conexión con su mente puede probar de levantar su brazo izquierdo y poner su mano sobre la cabeza y después de coger una buena bocanada de aire contar hasta tres (o hasta cinco, según esté acostumbrado) o bien pensar "adiós, hipo; adiós, adiós, no tengo hipo, no tengo hipo, puedo controlar mi hipo... etc." También puede pensar en esto último mientras agita con un cuchillo el agua en un vaso (este es propio de brujas y brujos).


Si nada de esto funciona, espere.

Sí, espere.

Porque a mí el hipo se me quitó esperando,

esperando mientras leía una entrada de blog como esta,

buscando en google que "cómo quitar el hipo".

Y así encontré esta entrada.



Saludos.


Mei Manzanero



No hay comentarios :

Publicar un comentario

Otros adomiciliados han visitado esta semana...