martes, 20 de julio de 2010


Cuando tu nombre se convierta en un verso,

suspiro de papel, corazón de plomo…,

cuando tus labios se conviertan en poemas,

y tus muslos en cifras,…

besaré tus párpados

y entonces ¡ay!

cómo correrán los pájaros,

cómo arderán las fieras,

cómo clamará el cielo,

cómo explotarán los besos,

¡ay! como se invisiblará mi alma.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Otros adomiciliados han visitado esta semana...