viernes, 29 de mayo de 2009

Naranja

Correr, saltar y erguir el cuerpo,
encadenado lanzándose hacia la cúpula terrestre
y amar, saltar y suspirar tan fuerte
como el viento sopla, como el viento espanta,
vendaval, vendaval, vendaval
que traes lluvia a tus pies;
lluviar y mojar paraguas.

Naranja, naranja,
el paraguas salió volando hacia el cielo,
también quería correr, saltar, y ¡venga!
¡Yérguete, paraguas, hacia la cúspide celestial!,
¡tú llegarás!,
tú sobrepasarás los límites de tus hierros andrajosos.

Oxidado estás, enmohecido,
con un ovillo enredado;
el gato pisó la madeja,
falso, se regocijó en ella,
y saltó tal maraña a los lingotes,
a las espadas del paraguas naranja.
Vuélvete azul,
camaleón del cielo.

Y cuando ya veía los pájaros volar cerca de él,
cuando ya había olvidado el humo de Barcelona,
cuando no recordaba que en un tiempo fue paraguas,
la mozuela lo asió y apuñándolo en sus mano, lo bajó;
y así parece ser que el poema terminó.

3 comentarios :

  1. Visca els colors! (i visca tu! :D)

    ResponderEliminar
  2. Exactamente en que estabas pensando cuando escribiste esto?

    No se es curioso es muy diferente a todo lo que he leído tuyo de antes xD pero mucho, pero no esta nada mal ^^

    Ya no toy agobiado, pero de aquí a 10 horas y 30 minutos, tengo que exponer lo que he hecho que es eso que tan agobiado me tenia, y no puedo pegar ojo porque adivina que? el pc se me a puesto malito, si si el pc, si si soy informático... y si si el proyecto esta en el pc xD pero fijo que salgo de esta... (o eso espero...)

    ResponderEliminar
  3. Hola...hacía tiempo que no me pasaba por aquí...Me ha gustado mucho este último poema.
    Espero que lo estés pasando bien, y que sigas escribiendo como hasta ahora.

    un abrazo

    ResponderEliminar

Otros adomiciliados han visitado esta semana...