miércoles, 5 de noviembre de 2008

Amigo risueño

[...]

Remites a un pasado hermoso, blanco, hazañoso,
sin derecho a llenar con su magno recuerdo
el vacío de un presente que a ojos lejos parece enojo,
pero, ¿acaso no sabes, risueño amigo,

cómo cambia una pluma una realidad inerte
-aun sea ésta rígida, afligida o compungida-
con una simple y veloz trazada

sobre cualquier papel arrugado que el poeta haya encontrado,
en una mirada alegre, vivorosa y exelente,
o en un júbilo loco, eufórico y caliente?

¿No sabes que convertimos las injurias y penurias
en fábulas con símbolos donde no hay malos lobos
e incluso en vasos huecos que guardan aún sentido?

Pero la vida, ¿qué es sino una parábola
que sube y baja y vuelve feroz a elevarse
para poder embestir hacia el suelo?

[...]

Adivino, en tus ojos secos,
un febril, lugar inquieto, febricitante,
un desasosiego eterno -y fugitivo-.

Frunce el ceño, guíñame un ojo y estira los dedos.

Tu realidad podrá librarse de mantenerse fija en el vacío angustioso de tu triste fantasía-como la mía-.

Frunce el ceño, guíñame un ojo y estira mis dedos hacia los tuyos.



Finales octubre del 2008

2 comentarios :

  1. Desde esta estremecida orilla estiro algo más que mis dedos hacia los tuyos...

    Besos...

    ResponderEliminar
  2. Hola,Mei:
    en respuesta a tu pregunta, con "algo más que mis dedos" quiero decir todo aquello que va detrás de las palabras, por ejemplo, el placer de leer tus versos y el deseo que estos encienden en mí y me impulsan a comentarte, etc...
    Y lo otro, pues a la "chica" la conozco sólo por vía virtual, a través de la lectura de sus poemas en su blog y por algunas charlas por el msg.

    Un abrazo...

    ResponderEliminar

Otros adomiciliados han visitado esta semana...